Porridge de avena

Porridge de Avena

Os tengo que confesar que uno de los cambios que más me costó hacer cuando me decidí a mejorar mi manera de alimentarme fue…el desayuno!

Sí! recuerdo que tenía cierto apego a mis tostadas de pan de molde del súper con pavo y mi café con leche de vaca. Ahora, solamente de pensar en comerlo se me hincha la barriga! 😉

Y posteriormente, con los años de consulta, me di cuenta de que no solamente me pasó a mí, sino que es algo habitual. Muchos hemos oído esa frase que dice: “el desayuno es la comida más importante del día” y nos la hemos creído…hasta que alguien te pregunta: “pero tú, tienes hambre por la mañana?” y de repente te das cuenta que muchos días desayunas sin hambre porque cenaste a las 22:30h de la noche (al menos en España). En fin, cada persona es un mundo pero estos hábitos están bastante extendidos actualmente.

En este artículo os traemos una de nuestras recetas preferidas de desayuno: El Porridge de Avena sin gluten. El porridge es una receta típica de los países anglosajones y eslavos, en la que la avena, molida en trozos finos se cuece con agua o con leche. Nosotras os traemos la versión más antiinflamatoria, como siempre, para ayudaros a aliviar el dolor.

Ingredientes:

  • 1/2 vaso de copos finos de avena sin gluten
  • 3/4 vaso de bebida vegetal
  • 3/4 vaso de agua mineral natural
  • 1 cucharada sopera de aceite de coco
  • 1 puñadito de pasas sultanas
  • 1 puñadito de semillas de calabaza
  • 1 pera conference a dados pequeños
  • Canela en polvo
  • Opcional: un chorrito de sirope de ágave (para los más dulzones)

Elaboración (5-10 min):

En una olla pequeña, echa los copos de avena junto con la medida de agua y de bebida vegetal, y las pasas. Enciende el fuego. Cuando empieza a hervir remueve un poco con una cuchara, añade el aceite de coco, la pera troceada y espolvorea con un poco de canela, remueve para que quede todo bien mezclado. Baja el fuego a intensidad media-baja y déjalo 5 minutos. Pasados los 5 minutos apaga el fuego y remueve de nuevo. Sírvelo en un bol y déjalo enfriar 5 minutos. Listo para comer!

Tenemos que reconocer que es una receta mucho más apetecible en otoño-invierno e incluso primavera que en verano (al menos aquí en España), pues es un alimento energético y reconfortante. Si lo quieres probar en verano te recomendamos que lo prepares por la noche y lo guardes en la nevera, por la mañana le añades un poco más de bebida vegetal para hidratarlo de nuevo y así lo consumes más fresquito.

Si lo probáis veréis lo bien que sienta y lo bueno que está! Y no os olvidéis de dejarnos vuestros comentarios! Nos interesa mucho saber si os gusta y qué tal os sienta!

Adiós, Dolores!

Deja un comentario